Jornada Mundial de Oración, ayuno y obras de misericordia por la humanidad
14 mayo, 2020
Compartiendo vidas: Acompañar a Cristo doliente en la soledad de los enfermos
10 junio, 2020

Vatican News

Documentos de S. Pablo VI a los Institutos Seculares

Juan Bautista Montini nació en Concesio, una pequeña ciudad de la zona de Brescia, el 26 de septiembre de 1897 en el seno de una familia católica muy comprometida política y socialmente. En otoño de 1916 entró en el seminario de Brescia y cuatro años más tarde recibió la ordenación sacerdotal en la catedral, y luego se trasladó a Roma para seguir los cursos de filosofía de la Pontificia Universidad Gregoriana y los de la Universidad Estatal, graduándose en derecho canónico en 1922 y en derecho civil en 1924.

La entrada en el Vaticano

En 1923 recibió su primer encargo de la Secretaría de Estado del Vaticano, que lo asignó a la Nunciatura Apostólica de Varsovia; al año siguiente fue nombrado Ayudante de secretaría. En ese período participó estrechamente en las actividades de los universitarios católicos organizadas en la FUCI (Federación universitaria católica italiana), de la que fue asistente eclesiástico nacional de 1925 a 1933. Colaborador cercano del cardenal Eugenio Pacelli, permaneció a su lado aún después de que fue elegido Papa en 1939 y tomó el nombre de Pío XII: fue Montini, de hecho, quien preparó el borrador del extremo pero inútil llamamiento en favor de la paz que el Papa Pacelli lanzó en la radio el 24 de agosto de 1939, en vísperas del conflicto mundial: «¡Nada se pierde con la paz! Todo puede perderse con la guerra!».
De la Iglesia Ambrosiana a la Sede pontificia
En 1954, inesperadamente, Montini se convirtió en arzobispo de Milán. Allí se manifestó el verdadero pastor que estaba en él: una atención especial le dedica a los problemas del mundo del trabajo, de la inmigración y de los suburbios, donde promueve la construcción de más de un centenar de nuevas iglesias y donde se realiza la «Misión de Milán», en busca de los «hermanos alejados». Fue el primero en recibir la púrpura de Juan XXIII, el 15 de diciembre de 1958, y participó en el Concilio Vaticano II, donde apoyó abiertamente la línea reformista. Cuando Roncalli murió, el 21 de junio de 1963, fue elegido Papa y escogió el nombre de Pablo, con una clara referencia al apóstol evangelizador.

La fuerza reformadora del Concilio

Uno de los objetivos fundamentales de Pablo VI era subrayar en todos los sentidos la continuidad con su predecesor: por esta razón reanudó el Vaticano II, dirigiendo los trabajos del Concilio con una delicadísima mediación, favoreciendo y moderando la mayoría reformadora, hasta la conclusión el 8 de diciembre de 1965. Dio grandes pasos ecuménicos cuando logró la revocación mutua de las excomunicaciones entre Roma y Constantinopla en 1054. Consecuente con su inteligente inspiración reformista, llevó a cabo una profunda modificaciónde las antiguas estructuras del gobierno central de la Iglesia, creando nuevos organismos de diálogo con los no cristianos y los no creyentes, estableciendo el Sínodo de los Obispos y llevando a cabo la reforma del Santo Oficio. Comprometido con la no fácil tarea de implementar y aplicar las indicaciones que surgieron del Vaticano II, también imprimió una aceleración en el diálogo ecuménico a través de reuniones e iniciativas relevantes. El impulso renovador dentro del gobierno de la Iglesia se tradujo en la reforma de la Curia en 1967.

Las Encíclicas: en diálogo con la Iglesia y el mundo

Su deseo de diálogo dentro de la Iglesia, con las diferentes confesiones y religiones y con el mundo está en el centro de la primera encíclica Ecclesiam suam de 1964, seguida de otras seis: entre ellas se encuentran la Populorum progressio de 1967 sobre el desarrollo de los pueblos, que tuvo una resonancia muy amplia, y la Humanae vitae de 1968, dedicada a la cuestión de los métodos para el control de la natalidad, que suscitó muchas controversias incluso en muchos círculos católicos. Otros documentos significativos del pontificado son la carta apostólica Octogesima adveniens de 1971 sobre el pluralismo del compromiso político y social de los católicos, y la genial exhortación apostólica Evangelii nuntiandi de 1975 sobre la evangelización del mundo contemporáneo.

La novedad de los viajes

Las innovaciones de Pablo VI no fueron orientadas solo al interno de Vaticano. Fue el primer Papa que introdujo la costumbre de viajar desde su elección: de hecho, los tres primeros de los nueve viajes que en el curso de su pontificado le llevaron a los cinco continentes se remontan al período conciliar: en 1964 fue a Tierra Santa y luego a la India, y en 1965 a Nueva York, donde pronunció un histórico discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Diez, en cambio, fueron sus visitas a Italia. También su apertura al diálogo con todo el mundo se hizo patente cuando amplió la representación del Colegio Cardenalicio a un nivel más universal, nombrando muchos nuevos cardenales no italianos, y por la centralidad del papel de la política internacional de la Santa Sede en favor de la paz, al punto de establecer una especial Jornada Mundial de la paz que se celebra desde 1968 el 1° de enero de cada año.

Impulsor de los Institutos Seculares

Fue  el Santo Padre Pablo VI impulsor de los Institutos Seculares, a los que acompañó con especial atención y dedicó varios e importantes discursos y homilías para orientar el verdadero sentido de la “consecratio mundi” llamándolos “alpinistas del espíritu”.

Como bien decía también San Juan Pablo II: «Al elegir el tema del congreso: «La evangelización y los institutos seculares a la luz de la Exhortación Apostólica Evangelii nuntiandi», habéis seguido una sugerencia contenida en una alocución de mi venerado predecesor, el Papa Pablo VI, a quien profesáis gratitud por la atención que os dedicó siempre y por la eficacia con que llegó a conseguir que se acogiera en la Iglesia la consagración en la vida secular. Dirigiéndose el 25 de agosto de 1976 a los responsables generales de vuestros institutos, hizo notar: «Si permanecen fieles a su propia vocación, los institutos seculares serán como «el laboratorio experimental» en el que la Iglesia verifique las modalidades concretas de sus relaciones con el mundo. Precisamente por esto deben escuchar, como dirigida sobre todo a ellos, la llamada de la Exhortación Apostólica Evangelii nuntiandi: «Su tarea primera… es la de poner en práctica todas las posibilidades cristianas y evangélicas escondidas, pero a su vez ya presentes y activas, en las cosas del mundo. El campo propio de su actividad evangelizadora es el mundo vasto y complejo de la política, de lo social, de la economía, y también de la cultura, las ciencias y las artes, la vida internacional, los medios de comunicación de masas»» (núm. 70; cf. L’Osservatore Romano, Edición en Lengua Española, 5 de septiembre de 1976, pág. I).

De acuerdo con estas indicaciones del Papa Pablo VI, vuestros institutos han profundizado de distintos modos en el tema de la evangelización estos últimos años, a nivel nacional y continental. Vuestro congreso actual quiere concretar los resultados y evaluarlos, a fin de orientar cada vez mejor los esfuerzos de cada uno en concordancia con la vida de la Iglesia, que procura por todos los medios «tratar de llevar al hombre moderno el mensaje cristiano, el único en el que puede hallar la respuesta a sus interrogantes y la fuerza para su empeño de solidaridad humana» (Evangelii nuntiandi, 3)». (Juan Pablo II, al Congreso de la CMIS, 28 de agosto de 1980)

Los últimos años y la muerte

La fase final de su pontificado estuvo marcada dramáticamente por el secuestro y asesinato de su amigo Aldo Moro. En abril de 1978 hizo un llamado muy intenso a los hombres de las Brigadas Rojas para pedir su liberación, pero no fue escuchado. Murió en la tarde del 6 de agosto del mismo año, fiesta de la Transfiguración, en la residencia de Castel Gandolfo, casi repentinamente, y fue sepultado en la Basílica Vaticana. Fue declarado Beato el 19 de octubre de 2014 por el Papa Francisco, quien lo canonizó en la Plaza de San Pedro el 14 de octubre de 2018 (junto a Mons. Arnulfo Romero).

Esta es una oración que Pablo VI recitó en momentos de dificultad:
Señor, yo creo; quiero creer en ti.
Oh, Señor, que mi fe sea plena.
Oh Señor, deja que mi fe sea libre.
Oh, Señor, que mi fe sea cierta.
Oh Señor, que mi fe sea fuerte.
Oh Señor, que mi fe sea alegre.
Oh Señor, que mi fe sea laboriosa.
Oh Señor, que mi fe sea humilde.
Amén

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.