CEDIS

Pasión por Dios, pasión por la humanidad

Consagración

Siguiendo a Cristo en la práctica de los consejos evangélicos, siendo testimonio y trabajando por reordenar las realidades temporales según el designio de Dios.

Secularidad

Permaneciendo dentro del mundo, en las situaciones ordinarias de la vida, como una actitud de compromiso apostólico con atención a los valores de las realidades terrenas que han de ser imbuidas del espíritu evangélico.

Espiritualidad de síntesis

Constante tensión para una síntesis entre el amor de Dios y el amor al mundo, arraigados en la Palabra como ciudadanos del mundo, para vivir entre los criterios que vienen de Dios y de la historia humana.

ÚLTIMAS NOTICIAS

7 julio, 2021

Jornada académica «Secularidad Consagrada en el siglo XXI». 29 de mayo de 2021

Ya están disponibles algunas de las grabaciones de las ponencias online de la Jornada Académica «Secularidad Consagrada en el siglo […]
1 julio, 2021

Secularidad consagrada: una pequeña semilla del Reino en la lucha contra la Pandemia

Secularidad consagrada: Una pequeña semilla del Reino en la lucha contra la Pandemia 1. Introducción La Secularidad Consagrada es la […]
4 junio, 2021

Formación de formadores: Palabra de Dios como fuente y fundamento para la formación en secularidad consagrada

En el dinamismo de la vida espiritual, la formación es una cuestión vital. Es un reto enorme que en tiempos […]

Enlázate porla justicia

Foro de laicos

Pueblo de Dios en salida

Os halláis en una misteriosa confluencia entre dos poderosas corrientes de la vida cristiana, recogiendo riquezas de una y de otra. Sois laicos, consagrados como tales por los sacramentos del Bautismo y de la Confirmación, pero habéis escogido el acentuar vuestra consagración a Dios con la profesión de los consejos evangélicos aceptados como obligaciones con un vínculo estable y reconocido. Permanecéis laicos, empeñados en el área de los valores seculares propios y peculiares del laicado (Lumen gentium 31), pero la vuestra es una «secularidad consagrada».

Pablo VI. Discurso a los Responsables Generales de los Institutos Seculares, 20 de septiembre de 1972
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad