Boletines
10 septiembre, 2012
PRÓXIMOS EVENTOS
18 septiembre, 2012

Eran las ocho de la tarde del día dos de marzo de 2012. Un grupo de mujeres idealistas y soñadoras, de variadas edades pero de espíritu joven, nos encontramos en la Casa de Espiritualidad de las Misioneras Cruzadas “Villa de San Pablo”, en Carabanchel Alto (Madrid). Así empezó un fin de semana de convivencia, de apertura, de diálogo, de escucha y de oración, vivido desde la entrega a Cristo y a los hombres en el marco de la secularidad consagrada . Estuvimos presentes miembros de los Institutos Seculares Vita et Pax, Filiación, Hijas de la Natividad de María, Catequista de la Virgen del Pino, Operarias, Obreras de la Cruz, Alianza en Jesús por María, Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote, I.S.”Hogar de Nazaret, Hermandad de Operarias Evangélicas.

El encuentro respondía al grito desgarrador de aquellos que claman por una vida digna que injustamente se les niega con la excusa de la globalización, del capitalismo y de la economía de mercado. Tomando como punto de partida el discurso del Santo Padre Benedicto para la celebración de la XLV Jornada Mundial de la Paz nos dispusimos a analizar la implicación social de los Institutos Seculares y de qué manera podemos hacer al Señor más presente en nuestra sociedad, estando sobre todo al lado de los más desfavorecidos.

Después de una frugal cena, disfrutamos de una cálida dinámica de presentación, en la que no sólo conocimos el nombre de las demás compañeras, fundamental para las que asistíamos por primera vez, sino que además, tuvimos la oportunidad de compartir sueños a la luz de una vela, símbolo de nuestra vida, que a medida que se consume en el servicio a los demás, alumbra reflejando la luz del Señor.

El sábado fue un día intenso y de profunda reflexión. El sacerdote diocesano Don José Luís Segovia dirigió la sesión matutina, con una mezcla de erudición en materia teológica y social y de humor y ternura en la exposición. Podríamos destacar de esta sesión la importancia tanto de conservar la capacidad de aprendizaje durante toda la vida, como de desaprender la imagen que tenemos de Dios y nuestros propios prejuicios. Por la tarde tuvimos el privilegio de escuchar a Don Ignacio María Fernández, también sacerdote diocesano, y al igual que José Luis, está muy implicado en el desarrollo de la Doctrina Social de la Iglesia. Su mensaje fue más duro y crítico, pero igualmente iluminador, y nos ayudó a afrontar la vivencia de nuestro carisma fuera de la sacristía, ya que nosotras hemos descubierto a Dios en la secularidad, y por ello, nuestra vida no consiste en rezar mucho, aunque los momentos de intimidad con el Señor son indispensables, sino en descubrir la presencia de Dios en todo.

Después de una jornada compartiendo ideas, reflexiones, experiencias, finalizamos compartiendo gastronomía de los lugares de procedencia de cada una de nosotras, unidas en fiesta y diversión, como también hacía Jesús con sus discípulos.

El domingo fue el día de la puesta en común de las ideas y reflexiones maduradas durante el fin de semana. Destacamos la humildad como la virtud indispensable en nuestra vida de consagración secular, tanto para escuchar a Dios como para acercarnos a los hermanos. Además, por iniciativa de Ignacio María, surgió la propuesta de realizar cursos de formación conjunta en varios temas, incluyendo la Doctrina Social de la Iglesia, para los miembros de todos los Institutos Seculares inscritos en CEDIS.

Sin duda vivimos un fin de semana entrañable y enriquecedor, durante el cual hemos podido conocer otras realidades, como la política, que a veces están lejos de nuestra vida diaria y de nuestro campo profesional, pero a las que es necesario acercarse para abrir nuevos caminos y abonar el terreno y así favorecer la incorporación de miembros cuya vocación esté inclinada a desarrollarse en esas realidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.