ÚLTIMAS NOTICIAS

 


XX Encuentro de miembros jóvenes de Institutos Seculares

“Mirad, voy a hacer algo nuevo, ya está brotando, ¿No lo notáis?. Éste es el lema que presidió el XX Encuentro de miembros jóvenes de Institutos Seculares, celebrado en Griñón, durante los días 19, 20 y 21 de marzo de 2010.

Nos reunimos 40 miembros de 10 Institutos. Esta vez tenía un matiz especial, nos habían convocado a todas las que hemos participado en alguna ocasión durante estos veinte años. Poco a poco íbamos llegando de diferentes lugares. Las expresiones al saludarnos eran muy diversas, saludos cariñosos de las que ya nos conocíamos y nos habíamos visto hace poco, alegría de las que hacía mucho que no nos veíamos, sorpresa e interrogante ante las “caras conocidas que queríamos recordar”, presentaciones de las que no nos conocíamos…

Después de cenar fue la presentación, en la se hizo un recorrido histórico con un powerpoint desde el comienzo de los encuentros, el paso del siglo XX al siglo XXI. No faltaron expresiones de asombro al reconocernos en algunas fotos, en las que se notaba el paso del tiempo. En el suelo había un puzzle que representaba a los Institutos Seculares. Las piezas tenían nuestros nombres, y una frase que decía “Tú eres una pieza del puzzle, sin ti no es posible.”. Recogimos cada una nuestra pieza y un escrito de Gabriel García Márquez titulado “un rompecabezas”. Nos fuimos con la idea de que para construir el mundo hay que construir primero al hombre y que cada una de nosotras contribuimos a ello. ¡Somos buenas piezas!

El tema fue la encíclica “Caritas in veritate”, impartido por Ignacio María Fernández de la Torre, profesor del Departamento de Moral Social en la Universidad de Comillas.

Hizo una breve historia de la doctrina social de la iglesia, habló de la encíclica de forma global y desarrolló algunos puntos como la dignidad humana, los sistemas económicos , la igualdad humana relacionada con la actividad económica, evolución del pensamiento la Iglesia con los sistemas económicos, desarrollo íntegro e integral, caridad y verdad, el mundo del trabajo.

Además de las ponencias hubo trabajos en grupo y puestas en común sobre cómo debemos posicionarnos los Institutos Seculares ante esta realidad social y económica. También realizamos un trabajo para saber qué mensaje queremos lanzar al mundo, a la Iglesia y a nuestros propios Institutos. Todo ello como conclusión del tema tratado.

No podía faltar la velada de la noche que tantos recuerdos nos traía de otras ocasiones. Hubo chistes, bailes, juegos, canciones y doña Rogelia se hizo presente contándonos aventuras de estos últimos años. Pasamos un rato agradable de distensión en el que se notaba que estábamos alegres.

Durante todo el encuentro reinó un buen ambiente, las organizadoras no dejaban de sorprendernos con mensajes que nos encontrábamos a cada momento. Entre nosotras se notaba que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa, que estamos llamadas por Dios a ser fermento en la masa en medio del mundo, cada una en su sitio y transmitiendo el carisma propio de su Instituto. Unidad en la pluralidad.

Agradecemos desde el corazón a todas las personas que han hecho posible que nos encontremos. Damos gracias a Dios por esta maravillosa vocación que nos ha dado y por la oportunidad de poder transmitir a los que nos rodean la buena noticia del evangelio.

XXII Encuentro de Jóvenes de CEDIS

Eran las ocho de la tarde del día dos de marzo de 2012. Un grupo de mujeres idealistas y soñadoras, de variadas edades pero de espíritu joven, nos encontramos en la Casa de Espiritualidad de las Misioneras Cruzadas “Villa de San Pablo”, en Carabanchel Alto (Madrid). Así empezó un fin de semana de convivencia, de apertura, de diálogo, de escucha y de oración, vivido desde la entrega a Cristo y a los hombres en el marco de la secularidad consagrada . Estuvimos presentes miembros de los Institutos Seculares Vita et Pax, Filiación, Hijas de la Natividad de María, Catequista de la Virgen del Pino, Operarias, Obreras de la Cruz, Alianza en Jesús por María, Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote, I.S.”Hogar de Nazaret, Hermandad de Operarias Evangélicas.

El encuentro respondía al grito desgarrador de aquellos que claman por una vida digna que injustamente se les niega con la excusa de la globalización, del capitalismo y de la economía de mercado. Tomando como punto de partida el discurso del Santo Padre Benedicto para la celebración de la XLV Jornada Mundial de la Paz nos dispusimos a analizar la implicación social de los Institutos Seculares y de qué manera podemos hacer al Señor más presente en nuestra sociedad, estando sobre todo al lado de los más desfavorecidos.

Después de una frugal cena, disfrutamos de una cálida dinámica de presentación, en la que no sólo conocimos el nombre de las demás compañeras, fundamental para las que asistíamos por primera vez, sino que además, tuvimos la oportunidad de compartir sueños a la luz de una vela, símbolo de nuestra vida, que a medida que se consume en el servicio a los demás, alumbra reflejando la luz del Señor.

El sábado fue un día intenso y de profunda reflexión. El sacerdote diocesano Don José Luís Segovia dirigió la sesión matutina, con una mezcla de erudición en materia teológica y social y de humor y ternura en la exposición. Podríamos destacar de esta sesión la importancia tanto de conservar la capacidad de aprendizaje durante toda la vida, como de desaprender la imagen que tenemos de Dios y nuestros propios prejuicios. Por la tarde tuvimos el privilegio de escuchar a Don Ignacio María Fernández, también sacerdote diocesano, y al igual que José Luis, está muy implicado en el desarrollo de la Doctrina Social de la Iglesia. Su mensaje fue más duro y crítico, pero igualmente iluminador, y nos ayudó a afrontar la vivencia de nuestro carisma fuera de la sacristía, ya que nosotras hemos descubierto a Dios en la secularidad, y por ello, nuestra vida no consiste en rezar mucho, aunque los momentos de intimidad con el Señor son indispensables, sino en descubrir la presencia de Dios en todo.

Después de una jornada compartiendo ideas, reflexiones, experiencias, finalizamos compartiendo gastronomía de los lugares de procedencia de cada una de nosotras, unidas en fiesta y diversión, como también hacía Jesús con sus discípulos.

El domingo fue el día de la puesta en común de las ideas y reflexiones maduradas durante el fin de semana. Destacamos la humildad como la virtud indispensable en nuestra vida de consagración secular, tanto para escuchar a Dios como para acercarnos a los hermanos. Además, por iniciativa de Ignacio María, surgió la propuesta de realizar cursos de formación conjunta en varios temas, incluyendo la Doctrina Social de la Iglesia, para los miembros de todos los Institutos Seculares inscritos en CEDIS.

Sin duda vivimos un fin de semana entrañable y enriquecedor, durante el cual hemos podido conocer otras realidades, como la política, que a veces están lejos de nuestra vida diaria y de nuestro campo profesional, pero a las que es necesario acercarse para abrir nuevos caminos y abonar el terreno y así favorecer la incorporación de miembros cuya vocación esté inclinada a desarrollarse en esas realidades.

XXIII ENCUENTRO DE INSTITUTOS SECULARES

Del 1 al 3 de marzo ha tenido lugar en Madrid el XXIII encuentro de miembros de I.I.S.S. organizado por la comisión de Pastoral Vocacional de CEDIS.

En línea con años anteriores, se ha seguido reflexionando a la luz de la DSI, este año, centrándonos en el mundo del trabajo. Así, 25 miembros de diferentes Institutos nos encontramos en la casa de las Hijas del Corazón de María (Madrid).

Previo al encuentro se nos pidió que elaboráramos y enviáramos un particular currículo, nuestro Curriculum Vitae Consecrata. En él, teníamos que cumplimentar, entre otros datos una breve presentación en relación a nuestro quehacer, nuestros anhelos. Y con estos datos comenzamos: una veterinaria que trataba de ver a Dios en sus animales, una enfermera en neonatología que sentía que cada día cambiaba los pañales a Dios, maestras, psicólogas que se sentían como Peter Pan,...alguna que otra estudiante… pero la mayoría, gracias a Dios, en activo. Y así fuimos compartiendo con las demás algo de nuestra vida laboral tan importante en nuestra secularidad consagrada. Terminamos la jornada desvelando el misterio que escondían unos sobres que nos esperaban en la capilla, junto al Señor… unos graciosos delantales, con ojos y manos para ver mejor las necesidades a nuestro alrededor y tratar de solventarlas.

La mañana del sábado comenzó con una bonita oración donde al ritmo de la canción de Ixcis “Sigue habiendo”, se nos invitó a moldear lo que brotara de nuestras manos. Estas figuritas nos acompañarían de forma especial a lo largo de todo el encuentro.

“El trabajo: una mirada desde el Evangelio” fue el tema que el sacerdote Don José Castro Cea de una manera muy dinámica y sencilla nos presentó durante la mañana. Comenzamos aclarando conceptos importantes, hablamos de la evolución del mercado laboral, incluso tuvimos la oportunidad de actuar como auténticas analistas del mercado laboral. Con la Laborem Exercens de fondo fuimos desentrañando así la posición de la Iglesia, viendo que hoy en día, sigue habiendo muchos de los problemas que se planteaban en la sociedad de 1981, cuando Juan Pablo II la escribió. Continuamos la tarde con la película “Un Mundo Libre” donde se planteaba el tema de la precariedad laboral y el papel de los inmigrantes en las sociedades occidentales. Pudimos compartir unas ricas palomitas y nuestras impresiones sobre la misma.

Hubo también momento para el ensayo de los cantos y la preparación de la Eucaristía de la que me gustaría destacar varios momentos: el comienzo, en la calle, recordándonos que ahí está nuestro campo de acción; la homilía con el trasfondo de una bonita oración basada en el Magnificat que nos recordaba a María como modelo de consagrada; la paz y el momento de la acción de gracias con la presentación de nuestras figuritas de barro y una danza contemplativa con la que se nos invitaba a admirar a las allí presentes como auténtico reflejo de Dios.

El domingo estuvo más centrado en la oración y en la evaluación del encuentro. Comenzamos el día con la oración que unimos con la Eucaristía, muy emotiva ya que pudimos compartir lo que había resonado en cada una de manera especial de las lecturas y el Evangelio. Se nos pidió que recogiéramos una figurita…pero no la nuestra sino la de otra persona por la que debíamos pedir en la distancia, una bonita manera de continuar unidas. Y abandonamos la capilla además con una cajita que escondía un pequeño corazón con un mensaje para los momentos menos buenos: Cuando dices “Nadie me ama de verdad…”Dios dice “Yo te amo” pero el que no ama no conoce a Dios porque Dios es amor.

Tras las posibles propuestas para el próximo encuentro, compartimos las parábolas que cada una había escrito en su Curriculum Vitae Consecrata . Parábolas que mostraban la compañía del Señor en nuestro quehacer diario. Y con el rezo del Padrenuestro unidas dimos por concluido un encuentro donde hubo muchas sonrisas y alegría.

Como mensaje para la vida diaria intento recordar que no se trata de hacerlo bien sino de conseguir la excelencia en todo lo que emprendamos.