ÚLTIMAS NOTICIAS

 


XXV ENCUENTRO DE FORMACIÓN DE FORMADORES DE CEDIS-ESPAÑA

LIBERTAD LIBERADORA es el lema escogido por la Comisión de formación de CEDIS para iniciar un nuevo plan formativo dirigido a miembros de los Institutos Seculares con responsabilidades de acompañamiento y formación inicial y/o permanente, durante los años 2011-2012-2013

Los días 6,7 y 8 de mayo de 2011 nos dimos cita en Madrid 31 miembros pertenecientes a 11 Institutos Seculares, respondiendo así a dicha convocatoria desde la ilusión del re-encuentro de las que ya hemos coincidido en otros cursos, desde el gozo que supone conocer “caras nuevas” y, especialmente desde el deseo de iluminar la vivencia de nuestra consagración secular con el estudio de las tres encíclicas de Benedicto XVI y, juntas, descubrir cómo esta secularidad es interpelada por los consejos evangélicos en este momento concreto de nuestra historia.

Ya entrando en materia, el sacerdote diocesano madrileño, D. Andrés Huertas, nos acompañó en una lectura liberadora de la encíclica “Deus caritas est”, profundizando en los tres pilares en los que el Santo Padre fundamenta su carta y en la pedagogía implicativa y de alteridad que nos invita a poner en práctica en nuestra vida y en nuestra misión de acompañamiento y formación en el día a día. La encíclica –nos decía Andrés- es la presentación de un CAMINO de purificación y aprendizaje del AMOR en la paciencia, en el crecimiento, en la maduración. Este camino siempre comienza en un encuentro-acontecimiento (representa un antes y un después, es salvífico) con uno mismo, con el/los otro/s y con Dios; y, nos muestra a Jesucristo como el verdadero paradigma como el modelo-icono (“Yo soy el camino, la verdad, la vida” (Jn.14 6-9)) y el alimento único y permanente para este camino que es la eucaristía, entendida como alimentar-nos unos con otros y con Él.

Citando el nº 18 de la encíclica y resumiendo la misma, Andrés sintetizaba la misma en estos 7 puntos:

  1. Experiencia de amor nacida desde dentro
  2. Amor que por su naturaleza ha de ser comunicado
  3. Amor que crece a través del amor
  4. El amor es divino porque proviene de Dios que ama primero
  5. Dios nos une mediante el proceso unificador: de Dios para nosotros y de nosotros para Dios
  6. Nos transforma en un “nosotros” que supera nuestras divisiones e individualidades
  7. Dios es todo para todos Su rica, sencilla y densa exposición dio lugar a un diálogo profundo y práctico.

Nos insinuó y ayudó –en sus respuestas- a pasar “de lo hecho” a “lo que se debe hacer”; de cómo pautar este camino personal e institucional; de cómo hemos de vivir este nuevo paradigma de que el ser humano es un DON de Dios para el otro; de cómo renovar nuestros Institutos Seculares… GRANDES PROPUESTAS que el ponente identificó en estos 4 retos:

  1. Encarnar el carisma en los nuevos miembros que llegan a nuestros Institutos
  2. Leer con hondura la vida, las circunstancias, lo recibido, lo esencial
  3. Encuentro personal en oración diaria
  4. Esfuerzo de renovación en la “mesa común” (evitando así escisiones en el Instituto) desde el servicio –por nuestra parte- de tensionar y transmitir lo fundamental y provocar encuentros formativos puesto que, la formación es uno de los lugares de renovación –que no de asimilación- de los Institutos Seculares

En la tarde del sábado y en la mañana del domingo estuvimos acompañadas del conocimiento, la sabiduría, la ternura y el cariño de Dña. Mª Pilar Nogués, psicóloga, perteneciente a la Fundación “Desarrollo y Persona”, madre y esposa. Su charla y ponencia fue el desarrollo de estas tres premisas:

  • Somos creados por AMOR y para AMAR
  • El punto de partida para todo ser humano es el DESEO de aprender y de ser feliz
  • Constantemente somos educados y ACOMPAÑADOS

En su densa y práctica ponencia titulada “Aprendamos a amar: curso de educación afectiva y sexual” fue desglosando las características generales de la sexualidad (déficits y potencialidad) en cada una de las etapas evolutivas del ser humano desde su nacimiento hasta lograr su estado madurativo adulto. Esta teoría estuvo acompañada de una práctica afectiva y efectiva de la misma: Pilar nos enseñó a subir nuestra propia “escalera” de evolución afectiva, con la convicción profunda de que nadie puede acompañar y/o formar sino sabe abrazar las circunstancias, los errores, las heridas, las posibilidades en su propia persona. Desde esta actitud y conducta positivas se logra bajar humildemente la “propia escalera” para reparar con cariño y fortaleza (no excluyendo el dolor que esto produce) aquello que nos impide caminar y avanzar hacia el ser adulto y feliz o que nos estanca en una fase evolutiva (peldaño de la escalera) desfasando nuestra edad cronológica con nuestra edad psicológica-afectiva: siendo positivos, salvando la persona con la certeza de que todos somos criaturas de Dios, viviendo amablemente con nosotros y con los otros, con verdad.

Pilar nos provoca a dirigirnos hacia un reto fundamental en nuestra tarea de acompañamiento entre las personas que componen nuestros Institutos, y es: el cómo plantear el “DESEO”. Este deseo es el que nos catapulta a abrirnos y darnos al otro(s) en el AMOR. Acompañar es sembrar, abonar, podar y…. ¡ESPERAR!, sin autoritarismos, desde el regalo que el otro nos ofrece: AUTORIDAD, que significa “el que nos hace crecer”.

Terminamos esta segunda parte de las jornadas con un fluido diálogo en el que manifestamos nuestras dudas, inquietudes, luces y experiencias que nos animan en esta tarea formativa y de acompañamiento así como a ESTAR en el mundo como sal y levadura que manifiesta el Reino de Dios… ya aquí y ahora.

Siguiendo las indicaciones, tanto de Andrés como de Mª Pilar, aconsejamos la siguiente bibliografía para una mayor hondura y reflexión de este tema y jornada:

  • A. CENCINI: “Por amor, con amor y en el amor”. Atenas, Madrid 1996
  • C. ROGERS: “El proceso de convertirse en persona”. Paidós, Barcelona 2000
  • VVAA (entre ellos Mª Pilar Nogués): “Aprendamos a amar”. Proyecto de educación afectivo sexual. Ediciones Encuentro, Madrid 2007.

No puedo –ni debo- terminar esta reseña de lo que fueron las XXV jornadas de formación de formadores de Institutos Seculares sin transmitir el ambiente de celebración festiva y agradecida hacia tantas personas que han mantenido y mantienen vivos estos encuentros. La noche del sábado apagamos velas de una tarta que nos une en esta trayectoria vivida y nos convoca en el deseo de felicitarnos por otros 25 años. Entre risas y buen humor jugamos a un “Pasa palabra” en clave de Institutos Seculares… ¡ojo a las preguntitas, pruebas y música…!. Las guionistas son lo más de lo más… ¿os lo podéis imaginar?, como dice Jesús a sus discípulos “venid y lo veréis” (Jn. 1,38-39). Es motivador el buen ambiente que vivimos: familiar, fraterno, confiado, alegre, cómplice, AMABLE.

Finalizo con las palabras que la Comisión de Formación nos dirigía en el tríptico anunciador de estas jornadas y del plan trienal: “Ahora iniciamos un nuevo trienio con el deseo de seguir profundizando en el carisma que compartimos: la secularidad consagrada. Y, queremos hacerlo buscando juntas nuevos caminos que ayuden a los miembros de nuestros Institutos a vivir con sentido hoy la total consagración a Dios y la misión de sembrar en el corazón del mundo la buena noticia de Jesucristo”

Gracias a todas y cada una.

Mª de los Ángeles Santamarta Rodríguez

Hija de la Natividad de María